+

Subscribe to Blog via Email

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Close Menu
English →

CRÍMENES SEXUALES SIN VÍCTIMAS

En Pensilvania, los crímenes sexuales están divididos en dos categorías.  Una categoría incluye crímenes de menor cuantía, mientras que la otra cubre felonías.  Dentro de la categoría de crímenes de menor cuantía, están los que se les refiere como crímenes sexuales sin víctimas, las cuales son ofensas que envuelven un acto sexual entre dos adultos con consentimiento.

Clases de Ofensas

Hay varios crímenes calificados como crímenes sexuales sin víctimas, incluyendo:

Prostitución;

Solicitar a una prostituta;

Favoreciendo a una prostituta;

Chulear;

Exposición indecente;

Conducta lasciva;

Patrocinar a una prostituta; y

Solicitar a una prostituta por la red.

Patrocinar a una prostituta ocurre cuando una persona contrata a otra para actividades sexuales.  El solo hecho de entrar a una casa de prostitución también puede calificar bajo los términos del estatuto.  Alternativamente, se le puede acusar a alguien de prostitución si él o ella:

Reside en una casa de prostitución o realiza actividades sexuales como negocio: o

Vaga dentro o por los alrededores de un lugar público con el propósito de ser contratado/a para realizar actividades sexuales.

En las primeras y segundas ofensas, estos crímenes llevan cargos de crímenes de menor cuantía de tercer grado, los cuales llevan un castigo de hasta un año de prisión y una multa de $2,500.00.  Una tercera ofensa se considera un crimen de menor cuantía de segundo grado, mientras que las ofensas adicionales se tratan como crímenes de menor cuantía de primer grado, los cuales pueden ser castigados con hasta cinco años de prisión y una multa de $10,000.00.

Patrocinar la prostitución, también conocido como chulear o favorecer, incluye una variedad de actividades, desde operar una casa de prostitución hasta pagar por el transporte de una prostituta en Pensilvania.  Generalmente, este crimen ocurre cuando una persona está envuelta en una actividad donde él o ella intencionalmente obliga a alguien a ser o mantenerse como prostituta, por medio de:

Estimulo;

Influencia; u

Otro acto.

Esta ofensa lleva cargos de crimen de menor cuantía de segundo grado, y lleva una posible condena de tres años de prisión y una multa de $5,000.00, aunque bajo ciertas circunstancias el término de prisión y la multa pueden ser mayores.  Para que un cargo de promover la prostitución pueda mantenerse, el acusado debe haber estado consciente que la prostitución ocurría.

Otros actos que califican como patrocinar la prostitución incluyen:

Ser dueño o administrar una casa de prostitución;

Conseguir a alguien para una casa de prostitución;

Solicitar a una persona para que contrate a una prostituta;

Conseguirle una prostituta a una persona;

Solicitar, recibir o acordar recibir un beneficio por hacer un acto relacionado con la prostitución; y

Arrendar o permitirle a alguien utilizar un espacio para la prostitución, o no botar al inquilino o notificar a la policía.

Aquellos convictos de crímenes sexuales sin víctimas no tienen que registrarse en la lista del estado de ofensores sexuales a menos que la víctima fuera un menor.

Posibles Defensas

Hay un número de posibles defensas que alguien que ha sido acusado de cometer un crimen sexual sin víctima puede aludir, incluyendo que:

No hubo cambio de dinero;

No se prometió hacer un acto sexual;

No se intentó cometer un acto sexual;

Falta de evidencia; y

Hubo trampa por parte de la policía.

Póngase en Contacto con un Abogado Criminalista Dedicado de Filadelfia

Frecuentemente se acusa de ofensas sexuales por error o son el resultado de trampas puestas por la policía, así que si usted reside en Pensilvania y está siendo investigado o ha sido acusado de cometer un crimen sexual, por favor, póngase en contacto con Las Oficinas Legales de Michael T. Van Der Veen al 215-546-1000 para concertar una consulta gratis con un abogado criminalista con experiencia que puede trabajar para reducir sus cargos, o hasta desestimarlos.