+

Subscribe to Blog via Email

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Close Menu
English →

Una Nueva Decisión Emitida por La Corte Suprema Puede Impactar Significativamente la Ley de DUI de Pensilvania

Bajo la Influencia

En una opinión recientemente publicada, la Corte Suprema de E.U. se dirigió de nuevo al tema de la legalidad de administrar exámenes de sangre durante un arresto por manejar bajo la influencia (DUI).  Se anticipa que la decisión de la Corte tendrá un impacto significativo en cómo se van a manejar los casos de DUI en Pensilvania, así que si usted está siendo investigado o le han levantado cargos por DUI, es importante que se ponga en contacto con un abogado criminalista con experiencia que lo ayude a proteger sus derechos.

Birchfield v. North Dakota

En una consolidación reciente de tres casos separados, la Corte Suprema de E.U. se dirigió de nuevo a las implicaciones legales de hacer exámenes de sangre sin una orden.  La Corte reafirmó que exámenes de aliento y de sangre constituyen un registro legal y por ello no se pueden administrar sin una orden, excepto en ciertas circunstancias.  Una de esas circunstancias es cuando el registro es incidente a un arresto.  Sin embargo, la Corte confirmó que por el hecho de que los exámenes de sangre son más invasivos que los del aliento no se pueden administrar sin una orden, aún cuando un conductor ha sido arrestado por conducir bajo la influencia.  Sucesivamente, esto quiere decir que los conductores arrestados por DUI no pueden estar sujetos a sanciones penales más severas si rehusan someterse a un examen de sangre  cuando los oficiales de la policía no tienen una orden.

La Ley de Consentimiento Implícito de Pensilvania

Basado en el razonamiento de la Corte, es probable que las leyes de consentimiento implícito de Pensilvania no vayan a permitir que los oficiales administren exámenes de sangre durante un arresto por DUI sin tener una orden.  Sin embargo, los oficiales todavía estarán permitidos a informar sobre si un conductor se niega a tomar un examen de aliento o de sangre al Departamento de Transporte de Pensilvania (PennDOT), porque esto solamente tiene una repercusión civil de suspensión de licencia y no envuelve ningunas penalidades criminales.  Además, el fiscal no estará restringido de usar otra evidencia en el juicio, incluyendo:

  • Haber fallado un examen de sobriedad hecho en la carretera;
  • Un conductor demostrando señales de estar impedido, como dificultad al hablar y ojos enrojecidos; y
  • Los resultados de un examen de aliento.

Pensilvania no tiene una ley específicamente criminalizando el rehusar un examen de sangre.  Sin embargo, bajo la ley de consentimiento implícito, cualquier persona que rehuse ofrecer una muestra de sangre y más tarde se le encuentra culpable de DUI, está sujeto al castigo más severo.  Antes de la decisión de la Corte Suprema, cuando se arrestaba a un conductor por DUI, se les advertía que no someterse a un examen químico pudiera resultar en las sanciones penales más severas, incluyendo tiempo en prisión.  Sin embargo, desde la decisión de la Corte, PennDOT ha retirado la advertencia sobre sanciones penales más severas de los formularios relevantes y de los manuales de instrucción para los oficiales de policía.

Póngase en Contacto con un Abogado Criminalista de Filadelfia con Experiencia Hoy Mismo

La decisión de la Corte Suprema recientemente publicada va a tener amplias consecuencias en como se levantan cargos por DUI, se procesan y se castigan, así que si usted o un ser querido fueron arrestados recientemente por DUI, por favor, póngase en contacto con un miembro dedicado de nuestro equipo legal para que lo ayude a concertar una consulta gratis con un abogado de DUI con experiencia lo antes posible.